lunes, 23 de mayo de 2011

Cagamos! se enojó Jesús!

Eh! Viejo! Si llegó el fin del mundo, ¡¿por qué no salimos a saquear alguna casa de electrónica?!

Digo, no sé... si va a desaparecer la especie, al menos me gustaría verlo en un plasma como la gente!

¿Viste? Millones de años de evolución para llegar a esto. Ok, ok. No es la gran cosa. Pero convengamos que del hombre primitivo que explicaba los fenómenos de la naturaleza através de relatos míticos, creando dioses y causas mágicas y esotéricas para responder sus preguntas sobre el mundo, desde ese primer hombre que construía los primeros sistemas simbólicos para entender todo lo que estaba fuera de su alcance, a este hombre moderno que cree que el hijo de un carpintero que vivió hace 2000 años era no sólo el salvador del mundo sino además el hijo de un Señor Superpoderoso que vive en el Cielo creando y recreando todo a su antojo, hay un salto cualitativo-evolutivo muy importante!
Uy! jaja! me fui al carajo! No, no. Claro que no es lo mismo. El hombre primitivo no era capaz de construir poder en torno a estas creencias mágicas y beneficiarse de ellas. El moderno si! Creamos todo un sistema político con instituciones y corporaciones que organizan la fe! No es lo mismo!
Uy! jaja! otra vez hablando boludeces! ¿Pero qué digo? ¡Si el hombre moderno es super racional!
Ah! Pero cómo? El fin del mundo que andan predicando ahora también está basado en una especie de creencia mítico-dogmática? Qué raro! Y yo que creía que sólo el hombre era capaz de destruír al hombre.
Nah! Mentira. También existen los supermeteoros.

Bueno, la cosa es que apareció este Harold Camping vociferando que el fin del mundo empezó hace un par de días. Qué grande! Jesucristo vuelve, pero esta vez no va a salvar a nadie!

La Segunda Venida de Cristo:
Cristo vuelve! ... y esta vez, es personal


Parece que el barbudo se quedó medio caliente desde su primer visita al planeta de los simios, porque lo reventaron y se burlaron de su prédica pacifista. Yo también estaría re caliente! Imaginate que caés a una fiesta donde no conocés a nadie, con la mejor onda. Llevaste un par de botellas de Fernet y un par de vinos. Entonces en lo mejor de la noche empezás a cantarles la posta, que en vez de dejar que el dueño de casa pague todo, todos tendrían que poner algo de guita, y que además no tendrían que andar todos por ahí cogiendo sin forro, y que el reggaeton es una terrible verga. Y bueno, todos están medio en pedo y te entran a tirar maníes y papelitos, y después de putearte un rato, te pegan tres patadas en el culo, te sacan a la calle, te revientan a palazos y te mean. ¡¿Qué harías vos?!

Harold! tenés razón! Si este tipo vuelve y tiene superpoderes, cagamos!

La teoría de Harold Camping es más o menos así:

21 de mayo de 1988: La iglesia y el mundo son juzgados. Muy pocos se salvarían después de esta fecha. (Menos mal que nací un par de años antes!)

7 de septiembre de 1994: Dios recapacitó y decidió que no estaba bueno eso de destruír al mundo (todavía). Pero a la iglesia si (por algo es Dios!). Eso sí, ya que estamos podías alejarte de la iglesia y siendo parte del mundo, acercarte a la fé haroldcampiinista para ser salvado.

21 de mayo de 2011: Se acaba el tiempo, muchachos. Dios comienza su nuevo juicio contra el mundo. A partir de ahora nadie va a ser salvado.

21 de octubre de 2011: Se pudre y Dios vuela todo al carajo!

¡¡¡Che, pero esto es posta?!!!

Tranquilo, Maucauly! Vos fumá!
Esta debe ser la milésima vez que se viene el fin del mundo. Y la verdad, querés que te diga una cosa? Ojalá que esta vez sea en serio! Así no tenemos que soportar más a estos forros que se burlan de las creencias de la gente y salen a decir lo que se les canta el orto impunemente por la red!

ok!

Como los putos de este blog, por ejemplo!


Bueno, en conclusión: la verdad es que estaría bueno que tuviéramos un poco más de fé en este tipo de predicciones. Yo sé que suenan extrañas, hasta irrisorias. Pero bueno, ¿por qué no nos podemos entregar un poco a la fantasía de vivir un par de meses como si fueran los últimos, y salir a chorear autos, cagar a piñas a nuestros jefes, experimentar con drogas duras y coger como locos todos contra todos? ¿Tan conservadores somos, viejah?
Vamos, loco! Usen la imaginación!


2 comentarios:

SulMa dijo...

y sí, tan conservadores o más aún.. cualquier gil se atreve a robar autos, consumir drogas duras, coger como loco sólo porque "se viene el fin del mundo" y entonces no habrá que garpar las consecuencias.. lo revolucionario sería hacerlo porque te cabe y ya.
maraco!

Matias B. dijo...

SulMa te extraño!
Necesitamos que vuelva tu blog.

Ese blog era la posta...

Yo decía que nos entreguémonos a la fé de que se viene el fin del mundo. No digo que se viene el fin del mundo. Aunque si lo pensás bien, el fin del mundo viene todo el tiempo.

El que realiza actos bandálicos como describís vos, no piensa en asumir las consecuencias, por lo tanto no hay revolución posible en el bandalismo, porque no hay responsabilidad. El que realiza actos bandálicos lo hace persiguiendo un futuro cercano; el apocalíptico comete los mismo actos con una desesperación mística.

Volvé SulMa!!!!!!!